CAPITULO XVI: REGLAMENTO DE CONVIVENCIA ESCOLAR

CAPITULO I.   PRESENTACIÓN:
El Reglamento de Convivencia Escolar que se explicita a continuación encuentra sus fundamentos en la normativa legal vigente que se expresa en la Constitución Política del Estado, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza Nº 18.962 de  1990, la Ley General de Educación, los Decretos Supremos de Educación, Nº 240 de 1999, Nº 220 de 1998, Nº 232 de 2004, el Instructivo Presidencial sobre Participación Ciudadana, la Política de Participación de Padres y Apoderados en el Sistema Educativo, Fundación PRO-BONO , Ley sobre Bullying Nº 20536 del 17 de Septiembre de 2011 nuestro Proyecto  Educativo Institucional. El presente reglamento ha sido revalidado por la comunidad educativa en noviembre de 2013, a través de jornada de reflexión realizada con alumnos, docentes y apoderados a través consultas en reunión con Directiva del Centro General de Padres y Apoderados en Consejo Escolar, incorporándose normativa que se aplica a Apoderados, específicamente para reforzar los valores del Respeto y Responsabilidad, presente en el Artículo 30º.
Es también una actualización realizada por la comunidad escolar en jornada de reflexión q
 Entendiendo que la educación tiene como finalidad contribuir al desarrollo integral de niños, niñas y jóvenes, a continuación se presenta este “Reglamento de Convivencia Escolar cuyo objetivo fundamental es promover, orientar y articular un conjunto de acciones a favor de la formación valórica de los educandos y el ejercicio de una vida armónica en comunidad, posibilitando el desarrollo de competencias y habilidades para aprender a ser y a vivir junto a otros en contextos diversos y, a veces, también adversos, pero siempre entendiendo que el respeto, la tolerancia, la aceptación de la diversidad y el diálogo son los únicos caminos de entendimiento humano, excluyendo cualquier acto de agresión física, virtual o psicológica  que atente contra la integridad de las personas o de las cosas.
 Este Reglamento se ha consensuado con los Directivos, Profesores, Profesionales, Orientadoras, Centro de Alumnos, Consejo Escolar, y Centro General de Padres y Apoderados, Asistentes de la Educación, y establece las normas que regulan la convivencia escolar, la presentación personal del alumno(a), su asistencia y puntualidad a clases, la permanencia en el Colegio, el uso y cuidado de los bienes materiales, de su medio ambiente y otros. Así también, se describen los tipos y naturaleza de las faltas que podrían cometer los alumnos(as), las estrategias remédiales a aplicar y las sanciones en caso de ser necesarias. También se establecen los procedimientos, las instancias institucionales y los funcionarios que pueden aplicar determinadas sanciones, además de los mecanismos de apelación de que disponen los alumnos y apoderados, todo en busca de construir y mantener una convivencia escolar sana.

CAPITULO II.   DE LOS OBJETIVOS
Art. 1º.-  OBJETIVOS DEL REGLAMENTO DE CONVIVENCIA ESCOLAR:
Este Reglamento de Convivencia Escolar resume los deberes y obligaciones del alumno, así como  también sus derechos. A la vez define las reglas de la Convivencia Escolar que rigen a todos los alumnos, y tipifica y define las faltas que podría cometer un alumno o alumna al no observarlas y las sanciones a las que se verá expuesto por este incumplimiento. Además, recoge las opiniones y/o sugerencias de todos los estamentos de la Comunidad Educativa. Este Reglamento se revisa al término de cada año escolar y se le introducen las modificaciones que se estimen pertinentes para hacer de él un instrumento operativo, práctico y actualizado a los cambios sociales.

Art. 2º.- DE LOS  CONCEPTOS.

2.1. La Sana Convivencia escolar es un derecho y un deber que tienen todos los miembros de la comunidad educativa, cuyo fundamento principal es la dignidad de las personas y el respeto que éstas se deben. Es un aprendizaje en sí mismo que contribuye a un proceso educativo implementado en un ambiente tolerante y libre de violencia, orientado a que cada uno de sus miembros pueda desarrollar plenamente su personalidad, ejercer sus derechos y cumplir sus deberes correlativos. Para avanzar en la mantención y perfeccionamiento de una sana convivencia escolar, los alumnos(as) deberán:

2.2. Por Comunidad Educativa se entiende aquella agrupación de personas que, inspiradas en un propósito común, integran la institución educacional, incluyendo a alumnos, alumnas, padres, madres y apoderados, profesionales de la educación, asistentes de la educación, equipos docentes directivos y sostenedores educacionales.

2.3.- Perfil del Alumno Alborada: Uno de los objetivos estratégicos del Colegio es “formar en valores a sus educandos”, por lo que su accionar pone énfasis en este aspecto, forjando en el alumno(a) de manera sistemática aquellos valores, hábitos, actitudes y conductas que lo identifiquen con el “Perfil del alumno Alborada” y que lo conviertan en una persona de bien. El alumno Alborada debe ser fundamentalmente:

CAPITULO III.    DEBERES  Y DERECHOS DE LOS Y LAS ESTUDIANTES

 DEBERES DE LOS ALUMNOS Y ALUMNAS
La finalidad del Colegio Polivalente El Alborada es fortalecer y potenciar, a través de un trabajo  colaborativo, los valores adquiridos por los alumnos y alumnas en el hogar y por sus familias; por lo tanto esto se deberá reflejar en las prácticas  cotidianas de su vida escolar dentro y fuera del establecimiento.

Art. 3º.- DE LA ASISTENCIA, PUNTUALIDAD Y PERMANENCIA  EN EL COLEGIO:
La ASISTENCIA regular a clases y la PUNTUALIDAD, tienen enorme implicancia en los aprendizajes y en consecuencia, en el logro académico de los alumnos (“una clase que se pierde, no se recupera”) de allí es que es obligatorio asistir al Colegio todos los días, ingresar puntualmente a clases en el horario correspondiente y permanecer toda la jornada escolar en el colegio, salvo retiros muy justificados; Por lo tanto los alumnos(as) deberán practicar cotidianamente lo siguiente:
a.- Los alumnos(as) deben asistir obligatoriamente a todas las clases y/o actividades curriculares programadas por el Colegio, salvo situaciones de salud, duelo y otras que ameriten ausentarse, y sean debidamente justificados.
b.- Los alumnos(as) deben ingresar puntualmente al Colegio y a las salas de clases en los horarios establecidos, especialmente a las horas intermedias. Igualmente deberán respetar la hora de salida. Después de 03 atrasos en el mes el alumno deberá presentarse con su Apoderado en Inspectoría General para justificar este incumplimiento y comprometerse a enmendar esta actitud, previo a su reincorporación a clases.

 c.- Durante la jornada escolar, ningún alumno(a)  debe salir de la sala de clases y/o permanecer en el patio, multicanchas, baños, gimnasio, comedores y otras dependencias, excepto por razones debidamente autorizadas por el Profesor a su cargo y/o por Inspectoría. En estos casos, y finalizada la excepción, deben retornar de inmediato a su sala de clases.
d.- Durante la jornada escolar los alumnos(as) no están autorizados para realizar trámites en Secretaría, Inspectoría General, Unidad Técnico Pedagógica, Dirección, etc. Éstos se deben efectuar en horarios de recreos, colación o fuera de la jornada.
e.- Durante el horario de recreos o colación el alumno(a) debe permanecer fuera de las salas de clases por razones sanitarias y de seguridad, excepto en días de lluvia.
f.- El retiro del alumno(a) durante el horario de clases debe ser por causas debidamente justificadas y solicitado personalmente por el Apoderado registrado o por un tercero, previa presentación de la cédula de identidad del apoderado y Poder escrito dirigido al Colegio. Estos se autorizarán después de las 09:30 horas y solamente en horarios de recreo o colación.
g.- El alumno(a) podrá ingresar a las oficinas de Dirección, UTP, Inspectoría, Salas de Profesores, Biblioteca, administración, etc., con autorización previa y en presencia de algún funcionario del Colegio.
h.- El alumno(a) podrá ingresar y permanecer en talleres, gimnasio, laboratorios, sala de teatro, cine, etc. sólo en presencia de un funcionario o Profesor encargado.
i.- Asistir a grupos diferenciales y/o talleres de apoyo pedagógico y/o psicopedagógico con el fin de mejorar la calidad de los aprendizajes, según recomendación de su Profesor Jefe, Profesor de sector de aprendizaje, o profesionales del Proyecto de Integración o recomendaciones de las especialistas.
j.- El inicio de la Jornada Escolar será siempre a las 08:00 hrs. No obstante los alumnos que por circunstancias especiales lleguen atrasados podrán entrar al Colegio y a la sala de clases hasta las 08:10 hrs. luego de registrar su atraso en la puerta de ingreso. Después de este horario de excepción, el alumno deberá presentarse con su apoderado, o con justificativo médico que justifique su atraso, lo cual no debe repetirse más de una vez al mes.

Art. 4°.-  DE LA PRESENTACIÓN PERSONAL:

Art. 5°.- DEL UNIFORME DEL COLEGIO
En las estaciones de Otoño e Invierno el vestuario de los alumnos será el siguiente:
a).- DAMAS
 -   Pantalón de tela azul marino (de hechura holgada)
 -   Polera del Colegio
 -  Zapatos negros (no zapatillas)
 -  Calcetín media o panty azul marino
 -  Chaleco o polerón azul marino
 -  Parka azul marino y sin aplicaciones de colores
 -  Gorro de lana azul marino

b).- VARONES

En las estaciones de Primavera y Verano el vestuario será el siguiente:
c).- DAMAS

d).- VARONES:

Art. 6°.-  EXCEPCIÓN PARA CUARTOS AÑOS MEDIOS:
Estos cursos, por ser su último año en el Colegio, estarán autorizados para usar un polerón distintivo por curso. Este polerón no forma parte del uniforme del Colegio por lo que sólo podrá usarse al interior del establecimiento, excepto en Actos o Ceremonias Oficiales. Su diseño deberá ser aprobado previo a su confección por el Profesor Jefe respectivo y también por Inspectoría General, y deberá cumplir al menos con los siguientes requisitos:

Art. 7°.- DEL UNIFORME DEPORTIVO OFICIAL DEL COLEGIO: DAMAS Y VARONES
Este consta de Buzo y polera oficial del Colegio, zapatillas blancas y calcetas azules o blancas. Solamente se podrá utilizar en las clases de Educación Física y en algunas actividades que el Colegio realice en forma extraordinaria y donde se comunique a los Apoderados la utilización de este uniforme para dicho evento.

Art. 8°.- DEL UNIFORME OFICIAL ESTATAL
Si algún alumno o alumna no está en condiciones de adquirir el uniforme del Colegio, su apoderado deberá realizar las siguientes gestiones:
a).- Dirigirse a Inspectoría General con su alumno (a) y explicar su situación personal del por qué no se encuentra en condiciones de adquirir el uniforme del Colegio para asistir a sus clases regulares.
b).- Luego, en conjunto con el inspector General acordar plazos para su adquisición.
c).- Si aún así, no puede obtener el uniforme institucional, se revisarán los antecedentes de cada alumno/a, y luego se procederá a evaluar dicha situación, procediendo a resolverla según sea el caso con el Centro General de Padres y Apoderados del colegio.
d).- Por último, si con todo lo anterior igualmente no pudiese, se autorizará al alumno o alumna concurrir con el uniforme oficial que mantiene vigente el Ministerio de Educación. (Jumper azul marino, calcetas azules, blusa blanca, chaleco azul marino, zapatos negros, gorro, bufanda y guantes azul marino).

CAPITULO IV.- DERECHOS DE LOS ALUMNOS Y ALUMNAS

Art. 9°.- El Colegio Polivalente El Alborada está llamado a comunicar e informar oportunamente de los Derechos que cada estudiante obtiene al ser matriculado en este establecimiento educacional, que se resumen en:
1.- Participar de una convivencia estudiantil armónica y respetuosa.
2.- Recibir seguridad física, psicológica, virtual y moral al interior del Colegio.
3.- Ser escuchado con respeto por parte de los funcionarios del Colegio.
4.- Recibir un trato justo y equitativo.
5.-Usar las dependencias e implementos del Colegio con autorización del encargado respectivo.
6.-Conocer oportunamente sus calificaciones y observaciones personales.
7.-Recibir el Reglamento de Convivencia Escolar y el Reglamento de Evaluación.
8.-Apelar a Dirección por la aplicación de una sanción que no se ajuste a la normativa reglamentaria vigente.
9.-Recibir apoyo en estrategias y técnicas concretas que le permitan abordar y enfrentar con éxito los conflictos propios de la vida estudiantil.
10.-Utilizar los espacios de recreación y áreas verdes del Colegio en condiciones de limpieza, higiene y seguridad.
11.- Participar de los simulacros del Plan Integral de Seguridad Escolar (PISE).
12.- Recibir un Servicio Educacional y Formación Valórica de Calidad, acorde al Proyecto Educativo Institucional, Objetivos Estratégicos y Valores Institucionales.
13.- Participar de las actividades curriculares No Lectivas programáticas y extraprogramaticas dentro y fuera del Colegio.
14.- Usar los servicios de enfermería del Colegio y los beneficios que otorga el Seguro de Accidente  Escolar oportunamente.
15.- Acceder a la información y beneficios del PASE ESCOLAR para la locomoción colectiva.
16.- Participar de todos los beneficios derivados de Proyectos de Mejoramiento Educativo, programas de concursos públicos estatales y privados, programas complementarios como: PAE. Alimentación JUNAEB.; útiles escolares, SENDA, etc., si le corresponde de acuerdo a su nivel, antecedentes o necesidades.
17.- Recibir adecuaciones curriculares pertinentes y oportunas según, las Necesidades Educativas Especiales Permanentes o Transitorias que presente un alumno o alumna, perteneciente al Proyecto de Integración Escolar, alumnas embarazadas o alumnas(os) en riesgo social.
18.- Recibir apoyo Psicopedagógico por parte del Equipo Multidisciplinario del Colegio si la necesidad lo amerita; según diagnóstico y tratamiento.
19.- Participar de un grupo diferencial o Taller si su condición académica lo requiere.
20.- Ser diagnosticado por parte de la Psicóloga del Colegio si es derivado por su Prof. Jefe u Orientadora, y recibir orientaciones para un tratamiento oportuno si es que lo requiere.
21.- Ser atendido por la Orientadora previa derivación de su Profesor Jefe.
22.- Ser representado por la directiva de Subcentros de Alumnos/as, según corresponda.
23.- Percibir los beneficios derivados del funcionamiento del Centro de Alumnos y del Centro General de Padres y Apoderados del Colegio.
24.- Contar con los insumos y materiales didácticos básicos necesarios, acorde a los diferentes niveles de enseñanza y modalidad, en los sectores y subsectores de aprendizaje.
25.- Contar con los recursos tecnológicos, audiovisuales e informáticos esenciales para el desarrollo de las actividades pedagógicas.
26.- Contar con los servicios que otorga el Centro de Recursos para el Aprendizaje (CRA).
27.- Contar con los servicios de las diferentes aulas talleres: laboratorio de Ciencias, Taller de Alimentación, Taller de Contabilidad y Salas de Informática Educativa, según corresponda a su nivel o especialidad.
28.- Recibir orientación Psicológica, Vocacional y Laboral según corresponda.

CAPITULO  V.-  INTANCIAS DE MEDIACIÓN PARA LA SANA CONVIVENCIA:

Art. 10.- Existirán instancias consultivas para la determinación de sanciones disciplinaria que llamaremos Comités de mediación para la Sana Convivencia Escolar, que durante el año escolar 2013 se hará cargo en forma exclusiva de los temas relacionados con Maltrato Escolar, y que serán El Centro de Alumnos, a quienes se les pedirá la opinión y acción para mediar en los casos de conflictos entre alumnos, entre alumnos y profesores, entre alumnos y asistentes de la educación, y entre alumnos y Directivos del establecimiento, con el objetivo de lograr un acuerdo entre las partes involucradas, a través del dialogo, para mantener una sana convivencia escolar.
Así mismo el Consejo Escolar, que estará integrado por:
a).-  La Dirección;
b).-  Los profesores;
c).-  Los alumnos;
d).-  Los padres y apoderados; y
e).-  Los asistentes de la educación.

Art. 11°.-. El Consejo Escolar, a parte de las funciones mediadoras antes descritas para el Centro de Alumnos, el cual tendrá las siguientes atribuciones:
1.- Proponer o adoptar las medidas y programas conducentes al mantenimiento de un clima escolar sano;
2.- Diseñar e implementar los planes de prevención de la violencia escolar del establecimiento.
3.- Informar y capacitar a todos los integrantes de la comunidad educativa acerca de las consecuencias del maltrato, acoso u hostigamiento escolar.
4.- Proponer al Encargado de convivencia escolar;
5.- Conocer los informes e investigaciones presentadas por el encargado de convivencia escolar;
6.- Requerir a la Dirección, a los profesores o a quien corresponda, informes, reportes o antecedentes relativos a la convivencia escolar;
7.- Determinar, con alcance general, qué tipo de faltas y sanciones serán de su propia competencia y aquellas que puedan resolverse directamente por los profesores u otras autoridades del establecimiento, así como los procedimientos a seguir en cada caso; y
8.- Aplicar sanciones en los casos fundamentados y pertinentes.

Art. 12°.- Todas las demás materias de convivencia escolar diferentes a Maltrato Escolar seguirán siendo responsabilidad del Consejo de Disciplina y del Comité Directivo del establecimiento educacional, y que actualmente se encuentran vigentes.
El Consejo de Disciplina está formado por la Directora, el Inspector General, los Jefes Técnicos, y el Cuerpo de Profesores. El Comité Directivo está formado por el Representante Legal, la Directora, el Inspector General y los Jefes Técnicos.

Art. 13°.- El encargado de Convivencia Escolar continuará siendo el Inspector General del Establecimiento.

CAPITULO VI. PROHIBICIÓN DE CONDUCTAS CONTRARIAS A LA SANA CONVIVENCIA ESCOLAR

Art. 14°.- USO DE ELEMENTOS AJENOS AL QUEHACER ESCOLAR:
Los objetos personales que no forman parte de los útiles o materiales solicitados por los profesores no deben traerse al Colegio, pues constituyen riesgo para quienes los portan (asalto o robos a la salida de los Colegios u otros lugares), incluso se pueden extraviar en el mismo Colegio o en el trayecto hacia él. Además, está la posibilidad de que los alumnos los mal usen con el consiguiente perjuicio para sus profesores y compañeros. Finalmente, los alumnos los usan para marcar diferencias con aquellos que no los poseen, lo que es contrario a los valores institucionales.
1.- No se autoriza su uso al interior del colegio de aparatos personales como: teléfonos celulares, notebooks, netbooks, MP-4 u otros reproductores de música, juegos electrónicos portátiles,  planchas para alisar el pelo, etc.
2.- No se autoriza que los alumnos ingresen dinero en sumas importantes, ni joyas u otros objetos de valor.

3.- No se autoriza que los alumnos ingresen ningún tipo de juguetes, juegos electrónicos, cartas de juego, patinetas, bicicletas, etc., que pueden generar distracciones en la clase, conflictos o accidentes.
3.- El colegio no se hará responsable de ninguna pérdida o extravió de este tipo de objetos o valores en su interior.
4.- En el caso de que los alumnos insistan en ingresarlos, estos artículos serán requisados por Inspectoría General, registrándose una anotación negativa en la Hoja de Vida del infractor. Estos se entregarán solamente al apoderado en un plazo máximo de 5 días hábiles. El Colegio no se hará responsable de su devolución después de dicho plazo.

CAPITULO VII.   TIPOS DE FALTAS, ESTRATEGIAS REMEDIALES Y APLICACIÓN DE MEDIDAS DISCIPLINARIAS.

Art. 15°.- TIPOS DE FALTAS DISCIPLINARIAS: Las faltas a la convivencia escolar se agrupan en las siguientes categorías:
1).-  Falta leve: Actitudes y comportamientos que alteren el normal desarrollo del Proceso de Enseñanza Aprendizaje y que no involucren daño físico o psíquico a otros miembros de la Comunidad Escolar o de las instalaciones y equipos del Colegio.
2).- Falta Grave: Actitudes y comportamientos que atenten contra la integridad física y/o psíquica de algún miembro del Colegio, del bien común o de las instalaciones y equipos del Colegio; así como acciones deshonestas que alteren el normal proceso de aprendizaje. Puede constituirse en Gravísima si se repitiera en tres o mas oportunidades, para lo cual se consideraran en su conjunto.
3).- Falta Gravísima: Actitudes y comportamientos que atenten gravemente contra la integridad física y psíquica de terceros, o de las instalaciones y equipos del Colegio.

Art. 16°.-  DEFINICIÓN DE FALTAS LEVES:

  1. Ensuciar intencionalmente la sala de clases, patios y demás dependencias del Colegio.
  2. Molestar en forma mal intencionada a compañeros(as) en clases, horarios de recreos o colación.
  3. Interrumpir innecesariamente el normal desarrollo de las clases.
  4. Ingresar al Colegio cualquier clase de artículos que no sean propios del quehacer estudiantil.
  5. No cumplir en forma reiterada con traer los útiles y/o materiales escolares necesarios para desarrollar actividades curriculares, los que han sido solicitados con antelación.
  6. Evidenciar una constante actitud y/o conducta que refleje una falta a sus deberes y responsabilidades escolares y las exigencias del docente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
  7. Permanecer sin autorización al interior de las salas de clases o en sectores no autorizados en horarios de recreos o colación.
  8. Pololear efusivamente al interior del Colegio.

Art. 17°.- ESTRATEGIAS REMEDIALES PARA LAS FALTAS LEVES:
I.- De cometer el alumno(a) este tipo de faltas, el Profesor registrará en la Hoja de Observaciones Personales el incumplimiento y un compromiso consensuado entre ambas partes de cambio de actitud y/o conducta bajo firma del alumno(a).
II. Con el objeto de fomentar la adquisición de hábitos como: el autocontrol, autocuidado, responsabilidad en el trabajo y cumplimiento de las obligaciones escolares, el Profesor dará oportunidades para que el alumno corrija y enmiende sus faltas e incumplimiento con sus deberes. Por ejemplo: limpiar lo que ensució, ofrecer disculpas, pedir ayuda para resolver conflictos, informar los problemas que lo afectan oportunamente, etc.
III.- Para internalizar en el alumno el cumplimiento de sus deberes y derechos, el Profesor Jefe efectuará un seguimiento periódico al registro de observaciones y entrevistará y orientará al alumno(a), quedando constancia en el Libro de Clases bajo firma del alumno(a).
Estas estrategias remédiales deberán ser aplicadas por Profesores Jefes, de subsectores e Inspectores.

Art. 18°.- MEDIDAS DISCIPLINARIAS PARA LAS FALTAS LEVES:
Por la naturaleza de estas faltas, no se considera la aplicación de medidas disciplinarias, puesto que su corrección es parte del proceso formativo y de aprendizaje formal que debe desarrollar el Colegio a través de los Profesores, Orientadoras e Inspectores.

Art. 19°.- DEFINICIÓN DE FALTAS MEDIANAMENTE GRAVES:
  1. Incurrir reiteradamente (tres o más veces) en cualquiera de las faltas leves anteriores.
  2. Rayar salas de clases, mobiliario, vidrios, baños, muros u otras dependencias del Colegio con plumones, pintura, elementos corto-punzantes u otros.
  3. Ingresar reiteradamente (tres o más veces) atrasado al Colegio o a la sala de clases luego del recreo o colación.
  4. Faltar al Colegio o a cualquier actividad curricular programada por el Colegio sin justificación médica o sin justificación personal del apoderado al día siguiente de ocurrida la inasistencia, en Secretaría.
  5. No cumplir los compromisos escritos acordados y firmados por el alumno(a).
  6. Omitir entrega de comunicaciones y/o citaciones enviadas por el Colegio al apoderado.
  7. Asistir al Colegio con notorio descuido de su aseo y presentación personal, y de su apariencia formal, no observando las normas vigentes sobre estas materias.
  8. Permanecer fuera de la sala en horarios de clases sin autorización.
  9. Ingresar a oficinas, biblioteca u otras dependencias sin la debida autorización.

Art. 20° ESTRATEGIAS REMEDIALES PARA LAS FALTAS  MEDIANAMENTE GRAVES:
I.- De incurrir el alumno(a) en estas faltas, en más de dos oportunidades, el Profesor(a) Jefe redactará un compromiso con el alumno y apoderado, quién bajo firma en la Hoja de Observaciones Personales se responsabilizará, en conjunto con el alumno(a) en apoyar a su pupilo(a) para que mejore  su actitud, corrija sus debilidades y cumpla responsablemente con sus deberes y obligaciones escolares.
II.- Ante la reiteración de estas faltas, Inspectoría General citará y notificará por escrito al apoderado, bajo firma en la Hoja de Observaciones Personales dichos incumplimientos y solicitará su colaboración y apoyo para fomentar en el alumno(a) los hábitos de puntualidad y responsabilidad.
III.- De ser necesario, el Profesor(a) Jefe derivará al alumno(a) a Orientación para su evaluación diagnóstica y eventual atención profesional.

IV.- El Profesor Jefe, agotadas todas estas instancias, derivará al alumno(a) a Inspectoría General o a la Unidad Técnico Pedagógica respectiva, según sea el caso, para que tomen las medidas pertinentes a objeto de solucionar el problema.

Art. 21°.- MEDIDAS DISCIPLINARIAS PARA LAS FALTAS MEDIANAMENTE GRAVES:
Para estas faltas, según su naturaleza, se consideran las siguientes medidas disciplinarias:
a).- Amonestación escrita en su Hoja de Observaciones Personales.
b).- Finalización en horarios de recreos de actividades o trabajos escolares no realizados en clases, en la biblioteca u otro recinto autorizado.
c).- Pintar y/o limpiar los daños causados por rayar la infraestructura o mobiliario del Colegio.
d).- Indemnizar, a través de su apoderado(a), los daños causados por el alumno(a) que no puedan ser reparados.

Estas medidas serán aplicadas por los Profesores de Aula, los Profesores Jefes, e Inspectores.

Art. 22°.- DEFINICIÓN DE FALTAS GRAVES:

  1. Reiterar cualquiera de las faltas medianamente graves (dos o más veces):
  2. Salir de la sala en horario de clases sin la autorización del Profesor respectivo.
  3. Negarse a realizar un trabajo o actividad escolar solicitada por el profesor(a) en clases en forma inadecuada, es decir, con actitud (es), ademán (es) es o expresión (es) verbales que atenten contra las buenas costumbre y sana convivencia escolar.
  4. Interrumpir innecesariamente el normal desarrollo de las clases.
  5. Destruir el trabajo pedagógico de sus compañeros.
  6. Salir del Colegio sin autorización (fuga de clases).
  7. Faltar a las clases permaneciendo en baños, patios u otras dependencias sin autorización.
  8. Practicar un vocabulario grosero y no respetar a sus compañeros y miembros de la comunidad escolar.
  9. Protagonizar, participar o incentivar actos de violencia dentro y fuera del Colegio.
  10. Entregar datos inexactos o maliciosamente adulterados acerca de su situación escolar o personal.
  11. Impedir a los docentes realizar sus clases y a sus compañeros participar en ellas.
  12. Faltar a clases intencionalmente (hacer la “cimarra”).
  13. Reiteradas inasistencias a clases y/o atrasos sin justificación médica o personal del apoderado (tres o más veces).
  14. No acatar órdenes e instrucciones de la autoridad.
  15. Actuar de manera deshonesta ante cualquier instrumento evaluativo (“Copiar”, cambiar pruebas, trabajos, etc.).
  16. Comercializar en beneficio propio cualquier tipo de mercancías al interior del Colegio.
  17. Falsificar la firma de su apoderado en comunicaciones o documentos dirigidos al o desde el Colegio

Art. 23°.- ESTRATEGIAS REMEDIALES PARA LAS FALTAS GRAVES:
Si el alumno incurre en estas faltas significa que no ha internalizado sus deberes y no se ha apropiado de los Valores y Principios  de nuestro Proyecto Educativo y de los Objetivos Estratégicos Institucionales que garantizan una sana convivencia estudiantil. Por esta razón se adoptará como estrategia remedial, el determinar consensuadamente con el apoderado y el alumno(a) en entrevista formal con el Inspector General o el Jefe Técnico según sea la situación, un Protocolo de Convivencia Estudiantil en el cual se reflejen claramente las  actitudes, conductas, responsabilidades y deberes que tanto el alumno como el apoderado se comprometen a regularizar, y los plazos en que se evaluará su cumplimiento, dejando en claro las sanciones que se aplicarán en caso de no cumplimiento de ellos. Además, se realizará el diagnóstico y la evaluación del alumno y su entorno familiar por parte de la Psicóloga y Orientadora del Colegio, para determinar las causas que explican estas conductas desadaptativas y para orientar a sus padres, apoderados y Profesores en las estrategias y acciones para estimular la superación de estas dificultades.

Art. 24°.- MEDIDAS DISCIPLINARIAS PARA LAS FALTAS GRAVES:
Se consideran las siguientes medidas disciplinarias:
1).- Amonestación escrita dirigida al alumno, con notificación al Apoderado.
2).- Registro en su Hoja de Observaciones Personales.
3).- Suspensión de Clases por uno o más días, dependiendo de la falta.
4).- Cambio de curso.
Estas medidas pueden ser aplicadas por los Profesores, excepto la suspensión de clases que sólo puede ser aplicada por el Inspector General y el cambio de curso que debe determinarlo el Jefe de la Unidad Técnico Pedagógica.

Art. 25°.- DEFINICIÓN DE  FALTAS GRAVÍSIMAS:

Reiterar las faltas graves (dos o más veces).

  1. Cometer cualquier tipo de falta que sea constitutiva de maltrato escolar, según se define en el Artículo 28º de este Reglamento.
  2. Portar, consumir y/o proveer en las dependencias o en lugares en que represente al Colegio, sustancias prohibidas tales como: drogas ilegales, estimulantes, alcohol, cigarrillos o materias primas que sirvan para elaborarlas.
  3. Sustraer, dañar, falsificar y/o adulterar instrumentos públicos o privados de la Escuela tales como: calificaciones, pruebas, libros de clases, certificados médicos, de estudios, informes, datos estadísticos, objetos, bienes, bases de datos, etc.
  4. Invadir la propiedad privada.
  5. Tomarse las dependencias del colegio, impidiendo que otros alumnos(as) se eduquen.
  6. Presentar conducta impropia dentro y fuera del Colegio que afecte la moral, las buenas costumbres, los hábitos y valores, provocando menoscabo o daño a la imagen del Colegio, de sus alumnos(as) o de sus funcionarios.
  7. Dañar o inutilizar maliciosamente equipos y recursos tecnológicos de computación, amplificación, material educativo, deportivo, recursos y/o la infraestructura del Colegio.
  8. Agredir verbal o físicamente a algún alumno, funcionario, apoderado o miembro del Colegio.
  9. Provocar daño físico a algún integrante de la Comunidad Educativa por el porte, manipulación y uso de armas blancas, de fuego, elementos contundentes o de cualquier otro tipo al interior o alrededores de la Escuela.
  10. Faltar a la verdad o encubrir situaciones que afecten y pongan en riesgo la seguridad de los integrantes de la comunidad y  la sana convivencia escolar.
  11. Ingresar al establecimiento en sus distintas actividades elementos corto punzante, armas de fuego o de castigo como linchacos, manoplas, etc.
  12. Hurtar o robar dinero, objetos, artículos o materiales ajenos, ya sean de sus compañeros o del colegio.
  13. Utilizar los recursos tecnológicos existentes en el Colegio para visitar y/o desarrollar páginas Web de contenido pornográfico, o que incentiven a la violencia o la discriminación en cualquiera de sus formas; o usarlos para acosar o agredir virtualmente a sus compañeros o funcionarios del Colegio.
  14. Practicar Bullying entendiendo este como “una manifestación de violencia en la que una persona (adulto o estudiante) es agredida o se convierte en víctima al ser expuesta de forma repetida y durante un tiempo a acciones negativas que lleva a cabo un par (compañera o compañero) o grupo de pares, sin que el afectado se defienda. Se entiende por acciones negativas cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico que puede ser presencial, es decir, directo, o mediante el uso de medios tecnológicos actuales a través de mensajes y/o amenazas telefónicas o de la Internet”. También se entiende como “acoso e intimidación, y se determina en gran medida por la ocurrencia del fenómeno y la repetición constante de acciones hostiles, recurrentes, directas e indirectas, físicas y/o virtuales, donde existe una relación asimétrica en que el alumno o alumna víctima no se defiende” (Olweus, 1998).
  15. Portar todo tipo de armas, instrumentos, utensilios u objetos cortantes, punzantes o contundentes, ya sean genuinos o con apariencia de ser reales, aún cuando no se haya hecho uso de ellos; o
  16. Portar, vender, comprar, distribuir o consumir bebidas alcohólicas, drogas o sustancias ilícitas, o encontrarse bajo sus efectos, ya sea al interior del establecimiento educacional o en actividades organizadas, coordinadas, patrocinadas o supervisadas por éste.
  17. Los alumnos de 4º año Medio y 8º básico que se vean enfrentados a situaciones disciplinarias podrán, además ser sancionados con la exclusión de participar en las Graduaciones o Licenciaturas de fin de año.

Art. 26°.- ESTRATEGIAS REMEDIALES PARA LAS FALTAS GRAVÍSIMAS:
Debido a las reiteradas estrategias que dispuso el Colegio para revertir conductas desadaptativas del alumno(a) y promover en él o ella que practique los valores institucionales, que a estas alturas se muestran fracasadas, se considera oportuno aplicar las medidas disciplinarias que se detallan a continuación.

Art. 27.- MEDIDAS DISCIPLINARIAS PARA LAS FALTAS GRAVÍSIMAS:
Ante estas faltas, el Inspector General aplicará una suspensión de hasta una semana al alumno(a) inmediatamente de cometidas, hasta que el Consejo Directivo o el Consejo de Disciplina determine las sanciones definitivas a aplicar, que pueden ser:
1).- Jornada Alterna, que consiste en la exclusión del alumno(a) de la Jornada Escolar y permitirle solamente rendir las pruebas en horarios extraordinarios de modo que concluya en su forma más regular su año escolar desde el punto de vista evaluativo, a la vez que busca un nuevo establecimiento para continuar sus estudios el siguiente año.
2).- Solicitud inmediata de cambio de establecimiento educacional, la que se aplicará una vez vistos  los antecedentes y a la luz de las acciones realizadas por los diferentes estamentos del establecimiento como son: Profesor Jefe, Orientación, Psicóloga, Inspectoría General, Unidad Técnico Pedagógica, entre otros, y la interacción de estos con los padres del alumno(a).

Estas medidas pueden ser aplicadas por el Inspector General, excepto la de solicitud de cambio de Establecimiento educacional que debe ser aplicada sólo por la Dirección del Establecimiento, previo informe del Consejo de Disciplina, informando en ambos casos al apoderado en forma detallada de las atenuantes y agravantes que se consideraron y que justifican tal medida.

Art. 28°.-  DEFINICIÓN DE MALTRATO ESCOLAR:

a).-  Se entenderá por maltrato escolar cualquier acción u omisión intencional, ya sea física o psicológica, realizada en forma escrita, verbal o a través de medios tecnológicos o cibernéticos, en contra de cualquier integrante de la comunidad educativa, con independencia del lugar en que se cometa, siempre que pueda:
a.1.- Producir el temor razonable de sufrir un menoscabo considerable en su integridad física o psíquica, su vida privada, su propiedad o en otros derechos fundamentales;
a.2.-  Crear un ambiente escolar hostil, intimidatorio, humillante o abusivo; o
a.3.- Dificultar o impedir de cualquier manera su desarrollo o desempeño académico, afectivo, moral, físico, intelectual, espiritual o religioso.

b).- Se considerarán constitutivas de maltrato escolar, entre otras, las siguientes conductas:
 b.1.- Proferir insultos o garabatos, hacer gestos groseros o amenazantes u ofender reiteradamente a cualquier miembro de la comunidad educativa;
 b.2.- Agredir físicamente, golpear o ejercer violencia en contra de un alumno o de cualquier otro miembro de la comunidad educativa;
 b.3.- Agredir verbal o psicológicamente a cualquier miembro de la comunidad educativa;
 b.4.- Amedrentar, amenazar, chantajear, intimidar, hostigar, acosar o burlarse de un alumno u otro miembro de la comunidad educativa (por ejemplo: utilizar sobrenombres hirientes, mofarse de características físicas, etc.);
 b.5.- Discriminar a un integrante de la comunidad educativa, ya sea por su condición social, situación económica, religión, pensamiento político o filosófico, ascendencia étnica, nombre, nacionalidad, orientación sexual, discapacidad, defectos físicos o cualquier otra circunstancia;
 b.6.- Amenazar, atacar, injuriar o desprestigiar a un alumno o a cualquier otro integrante de la comunidad educativa a través de chats, blogs, fotologs, mensajes de texto, correos electrónicos, foros, servidores que almacenan videos o fotografías, sitios Web, teléfonos o cualquier otro medio tecnológico, virtual o electrónico;
 b.7.- Exhibir, transmitir o difundir por medios cibernéticos cualquier conducta de maltrato escolar;
 b.8.- Realizar acosos o ataques de connotación sexual, aun cuando no sean constitutivos de delito;
 b.9.- Portar todo tipo de armas, instrumentos, utensilios u objetos cortantes, punzantes o contundentes, ya sean genuinos o con apariencia de ser reales, aun cuando no se haya hecho uso de ellos; o
 b.10.- Portar, vender, comprar, distribuir o consumir bebidas alcohólicas, drogas o sustancias ilícitas, o encontrarse bajo sus efectos, ya sea al interior del establecimiento educacional o en actividades organizadas, coordinadas, patrocinadas o supervisadas por éste.

 29°.-  SANCIONES.
Las sanciones a las que se expondrán los alumnos(as) en caso de cometer faltas contra la sana convivencia escolar están detalladas en el Artículo 27º de este reglamento.

Art. 30°.-   APODERADOS.
Se entiende por apoderado, al adulto, mayor de 18 años de edad, que se relaciona con el establecimiento en nombre de un estudiante debidamente matriculado, asumiendo las responsabilidades que le competen en favor de lograr los objetivos propuestos en nuestro PEI y las normas establecidas en este reglamento, así como las responsabilidades económicas y contractuales asumidas en el proceso de matrícula. Se establece que los deberes, responsabilidades y conductas esperadas, no aparecen explicitadas en su totalidad en este reglamento, siendo el equipo directivo y encargado de convivencia escolar quienes podrán sancionar conductas que sean contrarias a los valores y principio de nuestro PEI:
a.- Deberes:
a.1.- El/la apoderado/a, debe asistir a todas las citaciones que emanen del establecimiento, a través de Profesores, Inspectores y/o Directivos, justificando personalmente sus inasistencias para solicitar entrevista en el horario que se le establezca.
a.2.- Respetar a todos los integrantes de la comunidad educativa manteniendo un trato formal y con vocabulario adecuado a quien participa de un proceso de formación educacional.
b.- Sanciones:
b.1.- El o la Apoderado/a que no cumpla con sus deberes y/o cometa una falta de respeto, no acate alguna de las normas de funcionamiento del establecimiento, amenace, agreda a algún integrante de la comunidad escolar, deberá dejar su condición de apoderado traspasando esta condición a otro adulto que asuma sus responsabilidades con el colegio a favor del estudiante, de lo contrario se le aplicarán las sanciones detalladas en el artículo 27º, sin prejuicio de cumplir con art. 33º
b.2.- De no asistir a más de tres citaciones deberá asumir su incapacidad para colaborar con el alumno, en la coordinación y fluida comunicación que se debe mantener con el colegio, entregando la responsabilidad a otro adulto en condición de apoderado.

Art. 31°.-   CRITERIOS DE APLICACIÓN:
1.- Toda sanción o medida debe tener un carácter claramente formativo para todos los involucrados y para la comunidad en su conjunto. Será impuesta conforme a la gravedad de la conducta, respetando la dignidad de los involucrados, y procurando la mayor protección y reparación del afectado y la formación del responsable.

2-. Deberán tomarse en cuenta al momento de determinar la sanción o medida, los siguientes criterios:
a).-  La edad, la etapa de desarrollo y madurez de las partes involucradas;
b).-  La naturaleza, intensidad y extensión del daño causado;
c).-  La naturaleza, intensidad y extensión de la agresión por factores como:
c.1) La pluralidad y grado de responsabilidad de los agresores;
c.2) El carácter vejatorio o humillante del maltrato;
c.3) Haber actuado en anonimato, con una identidad falsa u ocultando el rostro;
c.4) Haber obrado a solicitud de un tercero o bajo recompensa;
c.5) Haber agredido a un profesor o funcionario del establecimiento;
d) La conducta anterior del responsable;
e) El abuso de una posición superior, ya sea física, moral, de autoridad u otra;
f) La discapacidad o indefensión del afectado.

Art.- 32°.-  CONSIDERACIONES ESPECIALES.
i.- La Directora del Colegio en uso de sus facultades y previa consulta al Consejo Directivo, podrá dejar excepcionalmente sin efecto una sanción si existieran atenuantes o circunstancias especiales que así lo ameriten, optando por medidas remédiales que se estimen pertinentes.
ii.- Cualquier situación no prevista dentro de las Faltas o Sanciones detalladas más abajo, pero que constituya un hecho atentatorio al normal funcionamiento del Colegio y a los valores institucionales, será resuelta por el Equipo Directivo y el Consejo de Disciplina y deberá ser acatada por los afectados.

Art. 33°.- OBLIGACIÓN DE DENUNCIA DE DELITOS
Los directores, inspectores, profesionales y/o profesores deberán denunciar cualquier acción u omisión que revista caracteres de delito y que afecte a un miembro de la comunidad educativa, tales como lesiones, amenazas, robos, hurtos, abusos sexuales, acoso, porte o tenencia ilegal de armas, tráfico de sustancias ilícitas u otros. Se deberá denunciar ante Carabineros de Chile, la Policía de Investigaciones, las fiscalías del Ministerio Público o los tribunales competentes, dentro del plazo de 24 horas desde que se tome conocimiento del hecho, sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 175 letra e) y 176 del Código Procesal Penal.

Art. 34°.- RECLAMOS:
Ante cualquier medida disciplinaria derivada de la ocurrencia de una falta grave o gravísima y que el apoderado considere que no se ajusta a la Normativa Legal Vigente y/o a este Reglamento de Convivencia Escolar, puede apelar a través del siguiente procedimiento:

  1. Enviar carta a la Dirección exponiendo su caso y pidiendo revisar la determinación, detallando los argumentos que la justificarían, previa aprobación y conocimiento del Profesor Jefe.
  2. La Dirección, luego de consultar al Consejo Directivo y, según sea el caso al Consejo de Profesores y/o al Comité de Convivencia Escolar, dará respuesta final y definitiva por escrito al apoderado(a) en un plazo no mayor a cinco días hábiles de recibida la apelación escrita.

Art. 35º
Cualquier situación no contemplada en este reglamento será consultada al Consejo de Profesores y al Consejo Escolar, quienes en conjunto resolveremos la situación.

Art. 36º  PROTOCOLOS EN CASO DE MALTRATO Y ABUSO SEXUAL INFANTIL
Según la legislación vigente, así como lo señalado en el Art. 32º del presente Reglamento, se entregan líneas de acción ante la sospecha o certeza de maltrato físico y/o abuso sexual infantil.
 

La violencia es un problema sociocultural que nos atañe a todos y todas. Nos involucra en tanto individuos, funcionarios públicos, instituciones y estado garante de la Convención de los Derechos del Niño desde 1990, especialmente si consideramos el gran desafío que para Chile establece dicha convención: reconocer en el niño, la niña y en el adolescente la condición de ser sujeto pleno de derechos y no tan sólo objeto de protección. Esto es, “los niños son sujetos de derechos en el sentido de que como seres individuales tienen la titularidad de ellos y no son sólo objeto de protección” .
Es así que como Colegio Polivalente El Alborada la realidad de la violencia no nos es ajena, ya que conocemos de cerca los distintos escenarios en los que se despliega la violencia, en especial aquella que directa o indirectamente amenaza los derechos de niños y niñas.
El maltrato infantil en sus distintas formas constituye uno de los problemas sociales más graves que afecta a nuestros niños y niñas, especialmente si consideramos que el 75,3 % de ellos ha sufrido algún tipo de violencia.
En virtud de lo anterior, el presente documento tiene por objetivo, el educar y orientar en términos procedimentales, a todos quienes trabajamos con niños, niñas y adolescentes, frente a diversas situaciones, con la mirada puesta en que como establecimiento educacional somos garantes de derechos. Esto quiere decir que después del Estado, nos cabe la responsabilidad de velar y hacer cumplir las leyes de protección a la infancia en nuestro país. Es por ello, que como institución hemos considerado que se vuelve necesario profundizar en dos temáticas que al día de hoy cruzan nuestra sociedad transversalmente y nos interpelan a hacernos cargo de nuestros estudiantes con los que trabajamos. Es así, como debemos saber detectar y proceder, en caso de enfrentarnos a cualquier tipo de maltrato, ya sea psicológico o físico, poniendo especial interés en lo que se relaciona con el abuso sexual. Es frente a estas situaciones que tanto docentes como paradocentes presentan una responsabilidad en términos legales, al ser garantes de derechos, ya que de no seguir el conducto regular, nos convertimos en cómplices entorpeciendo así procedimientos legales cuando se ha quebrantado la ley. Por lo que es de extrema relevancia, que todos quienes trabajamos con niños, niñas y adolescentes, ampliemos nuestros conocimientos y reconozcamos a qué procedimientos adscribirnos en caso de enfrentar un contexto o situación puntual como lo ya descrito.
La posibilidad de detectar, intervenir y prevenir el maltrato oportunamente y, al mismo tiempo, promover el buen trato a todo nivel, es de carácter urgente, si consideramos que todo tipo de maltrato infantil tiene consecuencias serias en el desarrollo integral de niños y niñas, sobre todo en los primeros años de vida. Por ello, resulta fundamental intervenir a tiempo.
Numerosas personas e instituciones han hecho esfuerzos para enfrentar este problema. Como país hemos avanzado en tomar conciencia del real significado del maltrato en la vida de un niño o niña y, gracias a ello, se han implementado medidas de prevención y tratamiento. Sin embargo, cada vez que nos enteramos de un nuevo caso, hay dificultades para encontrar un camino claro y expedito que permita tomar las decisiones correctas y oportunas en beneficio del niño, la niña y su grupo familiar.
La tarea de intervenir tempranamente ante la mera sospecha de maltrato infantil y sobre todo de ser eficaces en la protección del nuestros alumnos sumado al apoyo de su familia, evidentemente promueve nuestra misión institucional, dado que el resguardo del bienestar de nuestros niños y niñas, y sus familias favorece el desarrollo integral y potencia los procesos de aprendizaje.
En virtud de lo anterior, nuestro establecimiento ha unificado criterios y desarrollado orientaciones para la detección y posterior comunicación de situaciones de maltrato hacia nuestros estudiantes, para así optimizar la contribución que como institución podemos hacer contra la vulneración de sus derechos.
Es así como este protocolo desarrolla procedimientos concretos, así como también temáticas que buscan orientar a todos los trabajadores del Colegio Polivalente El Alborada para planificar sus intervenciones, esto es, cuáles son los indicadores de maltrato y agresión sexual, cómo hablar con los padres y los alumnos, dónde denunciar y cuándo, etc.

 

 

 

Consideramos maltrato infantil cualquier acción u omisión, no accidental, por parte de los padres, madres, cuidadores o terceros que provoca daño a la salud o desarrollo psicológico del niño o niña.
El maltrato infantil se identifica a menudo con lesiones físicas. Se imaginan escenas dolorosas en las que los niños y niñas son expuestos a la violencia de los adultos. Desgraciadamente, esto es así en algunos casos, pero la mayoría de las situaciones de maltrato pasan inadvertidas, siendo la negligencia, la falta de supervisión, el desinterés y el abandono emocional más frecuentes que los golpes.

 

 

 

En este caso, la palabra detectar significa reconocer o identificar la existencia de una posible situación de maltrato infantil.
La detección se hace posible gracias a la acción de los adultos que en el entorno de los alumnos son capaces de establecer relación entre las marcas físicas y/o ciertos comportamientos que expresen el sufrimiento del niño, niña o adolescente, asociando que éstos pueden deberse a situaciones de maltrato. Desarrollar en los adultos la capacidad de escuchar y apoyar a nuestros alumnos es fundamental en toda organización que trabaja con ellos, esfuerzo que también nos implica como establecimiento educacional que seamos capaces de reconocer signos y síntomas que constituyen los indicadores directos e indirectos del maltrato infantil.
La detección y el acto de trasladar el problema que afecta al alumno desde el dominio privado al dominio público-social, constituyen la primera condición para poder intervenir en casos de maltrato infantil. Se posibilita así la protección al menor y la ayuda necesaria tanto para ellos como para su familia. Cuanto antes se detecte la situación de riesgo o maltrato, mayores serán las posibilidades de reparación del estudiante.
Debemos tener en cuenta que a pesar de que algunas familias de nuestro entorno tengan costumbres, hábitos culturales y creencias religiosas diferentes, todos los niños, niñas y adolescentes, sin importar su origen, religión o cultura, necesitan requisitos mínimos de cuidado, atención y buen trato.

 

  1. ¿Por qué debo creerle a un niño, niña o adolescente que es víctima de abuso sexual o de cualquier otra forma de violencia en su contra?

Los menores víctimas de abuso, en cualquiera de sus formas, han padecido de esta vulneración de sus derechos esenciales en el más absoluto de los silencios, sin que por su madurez mental ni intelectual, alcancen a comprender a cabalidad lo que ocurre. Muchas veces, sólo les queda la sensación de que el abusador hace cosas “que no me gustan” pero sin la certeza de es correcto o no.
En muchos casos, el abuso sexual proviene de conocidos, amigos, o familiares. En aquellos casos en que el abuso proviene de sus padres o padrastros, a los que los une además de un supuesto afecto, la dependencia económica de éste es un antecedente que en numerosos casos acarrea la complicidad de la madre y del entorno familiar, por temor a perder esa fuente de sustento. En nuestro país aún impera la idea de que los actos de violencia o abuso son provocados y en ocasiones “merecidos” por las víctimas.
Un niño o niña, rara vez puede inventar un abuso sexual o una violación, simplemente porque la realidad es siempre más monstruosa de lo que su imaginación logra crear, o lo que pudiera ver en televisión. Su sexualidad aún inmadura, y su inexistente vida sexual, le impide detallar actividades de ese carácter, salvo que las haya experimentado o presenciado.

  1. ¿Quiénes pueden denunciar un abuso sexual?

La denuncia sobre abuso sexual contra menores puede efectuarla la víctima, sus padres, el adulto que la tenga bajo su cuidado (representante legal) o cualquier persona que se entere del hecho.

  1. ¿A quienes obliga la ley a realizar esta denuncia?

Art.175 CPP: Denuncia obligatoria. Están obligados a denunciar: Los directores, inspectores y profesores de establecimientos educacionales de todo nivel, los delitos que afectaren a los alumnos o que hubieren tenido lugar en el establecimiento.

PLAZO: Art 176 CPP: Plazo para realizar la denuncia. Las personas indicadas en el artículo anterior deberán hacer la denuncia DENTRO DE LAS 24 HORAS SIGUIENTE al momento en que tomaren conocimiento del hecho criminal.

Art. 177 CPP: Incumplimiento de la obligación de denunciar. Las personas indicadas en el art. 175, que omitieren hacer la denuncia que en él se prescribe, incurrirán en la pena prevista en el art. 494 del cp, o en la señalada en disposiciones especiales, en lo que correspondiere.

Art. 494 CP: “SUFRIRAN LA PENA DE MULTA DE 1 A 4 UTM” (entre 32 mil y 129 mil pesos)
Art. 369 CP: “No se puede proceder por causa de los delitos previstos en los artículos 361 a 366 quater (delitos todos de carácter sexual) sin que, a lo menos, se haya denunciado el hecho a la justicia, al Ministerio Público o a la policía, por la persona ofendida o por su representante legal.
Si la persona ofendida no pudiese libremente por sí misma, hacer la denuncia, o no tuviese representante legal, o si teniéndolo, estuviere imposibilitado o implicado en el delito, podrá procederse de oficio por el Ministerio Público, (…) Sin perjuicio de lo anterior, cualquier persona que tome conocimiento del hecho podrá denunciarlo.”
En casos extremos, puede ocurrir que por callar, ignorar o desentenderse ante hechos que pudieren constituir un delito, estemos convirtiéndonos en encubridores. La ley considera a los docentes como encargados de la educación y el bienestar de los alumnos cuando estos se encuentran en las aulas, y por lo tanto, son merecedores de la confianza de los menores y de sus padres. Es en ese papel que un menor recurre a su profesor(a) a expresarle lo que le ocurre. Ello implica que cuando ese rol protector deja de cumplirse, la ley establece sanciones específicas como la inhabilitación especial para el cargo u oficio, o para desempeñarse en actividades académicas o de contacto directo con menores de edad, en casos de abierta negligencia, o donde el docente cae en acciones a tal punto lejanas a ese rol que le asigna la comunidad, que implican ser cómplices directos de un delito.

  1. ¿Dónde concurrir a realizar la denuncia?

La denuncia puede realizarse indistintamente en Carabineros de Chile, en la Comisaría más cercana al domicilio del menor o del colegio, o en la Policía de Investigaciones de Chile. Ambas instituciones serán las encargadas de derivar esa información al Ministerio Público, a través de su Fiscalía Local, la que deberá ordenar la investigación de los hechos denunciados. También se puede concurrir personalmente al Fiscalía a realizar la denuncia. Es probable que después de realizada la denuncia, se solicite la cooperación de la comunidad educativa en el esclarecimiento de ciertos hechos, en calidad de testigos, ello implica por tanto que el colegio debe tomar las medidas que faciliten la participación de profesores, directivos y cualquier persona citada por la Fiscalía para que aporte son su testimonio.

 

Si un niño le relata a un profesor o a un paradocente haber sido abusado, violado o maltratado por un familiar o persona externa al colegio, o si el mismo profesor sospecha que su alumno está siendo víctima de maltrato; las acciones a realizar son las siguientes:

  1. Tipo de Entrevista que debe entablar el profesor con el alumno

 

  1. Derivación Interna

En caso de continuar con sospecha o alumno relata un hecho abusivo se realiza lo siguiente:

  1. Citación a adulto responsable, NO involucrando al posible victimario.

 

  1. Si no se lleva a cabo la denuncia por parte del adulto responsable:

Si un niño le relata a un profesor o a un paradocente haber sido abusado o violado por un alumno del mismo establecimiento educacional, o si el mismo profesor sospecha que su alumno está siendo víctima de maltrato por otro alumno; las acciones a realizar son las siguientes:

  1. Tipo de Entrevista que debe entablar el profesor con el alumno

 

  1. Derivación Interna

En caso de continuar con sospecha o alumno relata un acto abusivo se realiza lo siguiente:

 

 

Si un niño le relata a un profesor o a un paradocente haber sido abusado, violado o maltratado por un profesor u otro funcionario del establecimiento educacional, o si existe sospecha de lo mismo; las acciones a realizar son las siguientes:

  1. Tipo de Entrevista que debe entablar el profesor con el alumno

 

  1. Derivación Interna

En caso de continuar con sospecha o alumno relata un acto abusivo se realiza lo siguiente:

 

 

Salidas del Colegio

 Entrevistas o reuniones privadas con alumnos o alumnas

Baños y Camarines

Sobre la relación con los alumnos y alumnas

Cillero, M. Los derechos del niño: de la proclamación a la protección efectiva, en Justicia y
Derechos del Niño, Nº 3, UNICEF.

UNICEF, Tercer Estudio de Maltrato Infantil, 2006.